Cómo gestionar el derecho al olvido en tu empresaria

El volumen de información que los usuarios ceden hoy en día a las empresas es inmenso. Con la llegada de Internet y las redes sociales son numerosos los datos que cedemos sin prácticamente ser conscientes de la relevancia que tienen. En este escenario la destrucción de documentación en Madrid se vuelve fundamental para poder cumplir con las obligaciones que existen a este respecto.

Mayor protección de los datos

Una de las novedosas es el derecho al olvido, que lleva unos meses en vigor y que ha obligado a las firmas a gestionar la eliminación de datos. Lo que busca es permitir a un usuario la retirada de sus datos personales de la red o de espacios concretos. Esta medida va en consonancia con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que obliga ahora a que den un consentimiento explícito para ceder sus datos, no vale que sea implícito como hasta hace unos meses.

El derecho a la olvido implica que los usuarios pueden reclamar, cuando consideren que ya no son necesarios, los datos que cedieron en algún momento a una empresa. Las redes sociales y el buscador de Google son en lo que primero pensamos, pero en los datos se incluyen también los personales que aportas al registrarte en una web o las cookies de navegación que aceptas al llegar a su página.

Los usuarios pueden solicitar a una firma saber qué datos suyos tiene y con qué fin los guarda. A partir de entonces podrá reclamarle eliminarlos y retirarlos para siempre. Las empresas cuentan con un plazo de un mes, con posibilidad de prorrogarlo durante otros dos, para eliminar la información reclamada. En caso de no hacerlo pueden ser penalizadas con una multa económica que puede llegar a los 20 millones de euros.

Es por ello que resulta fundamental contar con unos mecanismos de control y seguridad que garanticen el correcto tratamiento de los datos y su acceso a los mismos.

En Arce Recuperaciones te ayudamos con destrucción y correcta manipulación de los documentos de tu empresa, así como los datos de clientes y confidencialidad.

Compártelo

Comparte este artículo en tus redes.